sábado, 25 de febrero de 2012

A aquélla que fue

Cuando el sol se puso en la primavera de tus ojos, llegó el invierno duro a tu mirada. Yo me mordía las uñas y moría poco a poco envenenado.

Escapaste y te secaste como una hoja en otoño, a la hora en que el mar se paró. Un frío caldo, sin olas, sin vida: los ayeres se ahogan en la orilla. Callados. Como yo. Grises. Grises y quedos. Espejos del cielo pintado a brochadas.  Desapasionados.

Olor a quemado de vísceras y corazón, alaridos de gaviotas planeando histéricas, y mi vista abatida, comiendo arena entre mis pies, hundidos en ella como mi ánimo.

Un minuto, ochenta segundos. Un segundo, ochenta minutos.

Lentitud de flashes y espasmos. Recuerdos.

Los árboles chirrían lastimeros. Lo lamentan conmigo y lagrimean en bellas formas verdes y amarillas.

¡Con qué saña saboreo mi derrota! ¡Qué ahogado suena mi lamento! Sólo lo oigo yo, tan fuerte que rompe mis tímpanos, mientras mis manos aferran mi cráneo y lo pegan a mi cuello para que no se caiga.

Tu máscara griega me sonríe y me maltrata. Ya no eres tú. Eres disfraz. O fuiste disfraz y no existió tú. ..                                                     …pero sí, ese tú vivió y me dio vida desde cada milímetro de su geografía y cada pliegue atacado por mi lengua.

Ahora…

…no me toques, te congelarás, he perdido todo mi calor. Te rozarás con las montañas de mi piel, y hoy pico como manojo de ortigas arrancadas.

Mi alma se deshace en gotas marrones, oxidadas. Y mi espíritu se transforma en firme granito. Cuando me cure, jamás podrá ser esquilmado. Pero, entretanto, un riachuelo escaso se suicida desde el mirador como cuando lo hacía cayendo de angustia y muriendo desde los hermosos ángulos de tus ojos.

Me muevo, y centímetro a centímetro extraigo el cuchillo de entre los ventrículos. Rojo en metal, humeante en contacto con el aire. En cada muesca una batalla y en el filo tu inicial.

                                                           “P”





martes, 21 de febrero de 2012

Voy a morir

“He pensado que alguien que tiene un blog llamado Sobremorir podría hablar de muerte, y yo traigo una frase de mi querido Benedetti  que dice:"Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida". Yo pongo a Benedetti y la muerte como algo positivo, como parte de la vida y de los comienzos, porque a veces para comenzar algo nuevo tiene que morir parte de lo viejo. Y tú pones lo que quieras... Ahí dejo la palabra.”   

ESTRÓGENA

-----------------------------------------------------------

Moriré el 16 de octubre del año 2037. La verdad, me importa una mierda. Tampoco sé si será ese día exacto, ese mes exacto o ese año exacto. ¿Qué esperáis? No soy adivino. Podría presagiar cualquier otra fecha. Podría ser mañana, pasado mañana o dentro de tres días.
Lo importante de morir es que habré vivido para hacer un balance de toda mi trayectoria por este jodido mundo. Para saber si ha merecido o no la pena el viaje entre familiares, amigos, personas, animales y selva. Todos ellos humanoides.

Otros habrán hecho el camino antes que yo. Muchos.

En el año 2037 habrá en el mundo aproximadamente diez mil millones de seres humanos, pero a lo largo de toda la evolución del homínido calvo, habrán recorrido el camino que me espera al menos un par de billones de estos seres asquerosos.

Después de la muerte me espera NADA. NADA es lo que denominamos los humanos a aquello que no sabemos qué significa. Para entendernos: vacío. Vacío de carne y vacío de espíritu. Qué bonito suena, (si suena bonito, que no lo sé). Vacío de pensamiento. Y ahí comienzan las complicaciones, porque ninguno de nosotros sabe qué significa vacío de pensamiento porque no se ha atrevido a pensarlo. A ver, piensa tú qué es vacío de pensamiento. No, no, no le pongas nombres propios. Todos sabemos que hay gente que no debería votar.

Desde la magia de las palabras escritas e interpretadas por diferentes religiones y sectas, nos han transmitido que tras la muerte nos espera la gloria de encontrarse con Éste y con el Otro, algunos hablan de la reencarnación, otros de un banquete; de Cielos, de Infiernos, y yo sonreiría pero paso. Todos los magos tienen un truco y de momento no he conocido a nadie que haya resucitado para preguntarle qué es la muerte o el más allá. Para mí el más allá, ahora mismo, es ir a comprar el pan. Está un poco más allá de mi casa. O ir al trabajo, que está todavía más allá de la panadería.

¿Quién ha dicho que la muerte no es positiva? La muerte es genial, porque es la única que nos pone A TODOS en nuestro sitio: una caja de pino, un incinerador, un recuerdo, un olvido. Sería muy soberbio pensar que mi muerte será positiva o negativa para alguien. Para llegar a ello he de reflexionar primero si de verdad le importo a alguna persona o si soy una carga para ella. Por favor, los buenos no os llevéis las manos a la cabeza. Gracias.

Todos somos víctimas de esa amiga llamada Muerte. Que sí, que sí, que la muerte forma parte de la vida, pero no quiero caer en frases hechas. Ella marca las reglas, ella marca los tiempos. Llámale destino, llámale amor divino, llámale equis, o, si eres catalán, llámale equix. Da igual. Todos acabamos calvos salvo que se interponga un crematorio. Cuidemos pues de nuestro cabello mientras tengamos tiempo. Sonriamos hipócritamente, hablemos de tolerancias y expongamos nuestros discursos vacuos a quien nos preste las orejas y nos recompense con un azucarillo. Si ser buenos es no matar a nadie, la mayoría de las personas somos buenas. Eso es lo que importa, ¿no? Vivir y ser buenos.

Una mierda.

Lo que importa es vivir y saber vivir dentro de las posibilidades de cada uno. Pero eso no lo sabemos hasta que nos dicen que nos quedan seis meses de vida. Entonces es cuando pensamos en todas las cosas que no hemos hecho, y pretendemos realizarlas todas juntas. Eso sí, sin ánimo. Sin ánima. Desalmados antes de tiempo.

También existen, y hoy en día se multiplican exponencialmente, las personas a las que les han regalado el don de la vida y lo desperdician frente a un televisor, llenando su enorme barriga con palomitas, helados y gusanitos. Joder, para los gusanitos ya tendrás tiempo, idiota, sólo tienes que palmar. ¡Qué desperdicio!

Tener miedo a la muerte es una pérdida de tiempo. ¿Qué ganas si el final será el mismo? Un cuerpo tumbado e inerte que en tres días se empezará a descomponer.

Finalizando mi gilipollez de hoy, ahora un mensaje positivo: vive, disfruta.  Intentar hacer el bien no es exactamente ser bueno, pero evita complicaciones. No te digo que seas feliz, es un insulto a la inteligencia y tú sí que puedes votar (o eso te crees), pero te digo que al menos lo intentes. Disfruta el sonido del mar, la visión de un cuerpo hermoso, el olor del café recién hecho, el tacto del jabón o el sabor de una fresa. No te acostumbres a ellos, porque empezarás a morir, y no te olvides de que la vida es un regalo, por muchos cabronazos que te la quieran joder día a día, o que se hayan empeñado en jodértela cuando estabas indefenso.

Voy a morir.

Claro. ¡Qué tontería!

Como todos vosotros.

                            
                   

lunes, 20 de febrero de 2012

Que te follen

Ya, ya sé que no soy muy original con esta entrada. Probablemente muchos blogueros la hayan colgado ya, y además es una canción que ya se ha quedado en los "atrases". Sin embargo, la falta de tiempo me impide colgar alguna joya de las que tengo en la recámara, y si a eso sumamos que me he acordado de esta canción esta mañana, pues he decidido colgarla.


Se la dedico a todos mis enemigos, los que vienen de cara y los que vienen de cruz. Se la dedico a todos mis odios, a los que no me dejan en pis; a los políticos, a los sindicatos, a los periolistos... y a otros tantos colectivos. Se la dedico a la gente de plástico y de postureo. Se la dedico a las personas que ahora me sonríen prestas a clavármela por detrás, en el cuero curtido. Dolerá, pero menos.


Que os follen.











viernes, 10 de febrero de 2012

El hijo de Afrodita

Cuántos recuerdos me trae el siguiente tema de esta grandiosa banda griega (formada en Francia). Eran momentos en los que, en la adolescencia, me acompañaba la soledad, y cada nota se clavaba en mi piel generando montañitas de escalofríos a través del órgano del oído en interacción con el órgano del gran Vangelis y con la voz del inmenso Demis Roussos. No existe un NO para esta canción. Lo siento. A veces pienso que ya no es posible crear una música así, pero muy de vez en cuando me llevo alguna sorpresa que no deja de ser una copia de tiempos ya muertos.
Como me pasa a menudo, me he encontrado una traducción que no me ha satisfecho y he realizado una traducción libre. Espero que no os importe, y si os importa, tenéis dos problemas. O uno. O ninguno.



It’s five o’clock (Aphrodite’s Child)

It’s five o’clock and I walk through the empty streets
Thoughts fill my head but then still
No one speaks to me
My mind takes me back to the years that have passed me by

It is so hard to believe that it’s me
That I see in the window pane
It is so hard to believe that all this the way
That it has to be

It’s five o’clock and  I walk through the empty streets
The night is my friend and in him
I find sympathy thus so and so I go back to the years that have past me by

It is so hard to believe that it’s me
That I see in the window pane
It is so hard to believe that all this the way
That it has to be

It’s five o’clock and I walk through the empty streets
The night is my friend and in him I find sympathy
He gives me day, gives me hope
And a little dream too

-------------------------------------------------------

Son las cinco en punto y camino a través de las calles vacías
Los pensamientos pueblan mi cabeza pero aún así
Nadie habla conmigo
Mi mente retrocede a los años que han pasado

Es tan difícil de creer que soy yo
El que se refleja en el cristal de la ventana
Es tan difícil de creer que el camino
tenía que ser así

Son las cinco en punto y camino a través de las calles vacías
La noche es mi amiga y en ella
Comprendo que los años han pasado por mí

Es tan difícil de creer que soy yo
El que se refleja en el cristal de la ventana
Es tan difícil de creer que el camino
tenía que ser así

Son las cinco en punto y camino a través de las calles vacías
La noche es mi amiga y en ella comprendo todo
Ella me da el día, me da la esperanza
Y  me ofrece un pequeño sueño




martes, 7 de febrero de 2012

Pis

Otra vez contemplo el cielo.

Nubarrones con barriga.

Los intento pintar, y mi paleta de colores hoy de nuevo es cenicienta. El empeño, sin embargo, muestra todavía dosis de combate.

Vivo.

Aún.

Mi alma ensaya saltos al vacío. Lastres inútiles de mi globo. Bits, megas, gigas a la papelera de reciclaje.

Formateo.

Reinicio.

Me levanta Enya. Angeles. La saboreo, la comparto con mi alma.

Delicatessen.

Respiro profundamente el aire perfumado de los árboles y saboreo mi saliva.

Me invades de nuevo, cada segundo. No te has despegado de mí, virus en forma de silueta, de mirada, de vida, de palabras… de carne putrefacta y de gusanos.

Vete. Estoy aquí, con mis nubes, con mi aire, con mi historia.

Desaparece de una vez, niña. Quédate con tu polución, con tu semen, con tu veneno y tus mentiras.

Márcale la espalda a tu miserable como sellaste a fuego mi ser.

Cierra la puerta de una puta vez. Entra frío.

Joder.





domingo, 5 de febrero de 2012

Moda's

Quien diga que no va a la moda es porque se engaña a sí mismo. Yo, por ejemplo, siempre he creído que no voy a la moda. Pero resulta que una chupa de cuero, una camiseta, en su caso un jersey, un vaquero y unas botas nunca pasan de moda. Se han llevado durante al menos toda mi vida. Así que, al menos vistiéndome, estoy a la moda. O voy a la moda. O como se diga.

Pero no voy a la moda, en realidad, porque por delante de mí han pasado al menos dos o tres modas al año, aunque sí es cierto que a la hora de comprarme algún artículo, me he tenido que comer lo que me han vendido.

Pero bueno, joder, tampoco quiero ser un friki y desentonar demasiado, porque no me gusta llamar la atención por muy de moda que esté… que ya hay modas para todo.

Pero pensaréis, ¿qué hace un tipo tan machote como Sbmeau hablando de modas? Y ahora os lo explicaré a los diez que me seguís. No es exactamente de modas de lo que os voy a hablar, sino simplemente de las modas más estúpidas.

Sé que os picará un poquillo a algunos/as. Pero no deja de ser una opinión, ¿no vivimos en un lugar con libertad de expresión? Je, NO.

Empezaré con los tangas. Odio los tangas. Una prenda tan minimalista que se roza directamente con cada arruga del ano y del chochín no me parece nada higiénica. Además estéticamente, una prenda que aumenta dos trozos de culo hasta hacerlos parecer del doble de tamaño, me llega a producir náuseas. Ya, ya, sé perfectamente que eso pone a la mayoría de tíos, pero Sbmeau es diferente en ese aspecto. Antes las mujeres decían que les resultaban comodísimos, y ahora que han pasado de MODA, prefieren otros trapitos interiores que ya había pero que de repente ahora son más cómodos que el reparto de nalgas. Sobre los hombres que usan tanga no diré nada, porque se me puede escapar un tropezón mezclado con bilis.

La silicona, por su parte, se ha encargado de destruir labios, culos y tetas por doquier. Mujeres acomplejadas, de una belleza impresionante, han arruinado su físico tras las incisiones de un bisturí obsceno que abría el camino de lo artificial y el plástico. Y no hablemos ya de la calidad de ese plástico. ¡Acojona!

Las depilaciones púbicas. Pues sí, jajaja, incluso ha llegado la moda hasta los lugares más íntimos, jajajaja, ¡es increíble! Pues hay, que yo sepa, el  Corte Inglés (no, no, es broma)… bueno, sí, el corte inglés si nos referimos al de las ingles; el corte brasileño, el caribeño, el mechoncito, el corte en línea, el corte al uno, el rasurado, el láser (que no me imagino a las tías echándose pegamento y esparciendo sus pelos capilares por ahí cuando cambie la moda)… y lo NATURAL (no hay corte, pero puede dar corte). Pues bien, lógicamente cada persona que se hace un tipo de corte de éstos  se defiende hablando de higienes y otros (no sé por qué se tienen que defender, son muy libres de hacer lo que les dé la gana, si prefieren cambiar pelos por granitos, allá cada cual).  De todas maneras, aunque estéticamente me guste lo natural, lo que realmente no podría soportar es el corte al uno, porque si te pones a un largo dale-que-te-pego a lo bestia, el hombre puede salir bastante perjudicado en su miniyó o carne colgante.

Tema piercings. Sí, sí, aquello que hace unos años hacía que te señalaran con el dedo y te arrinconaran por llevar un simple aro en la oreja, una vez puesto de moda, ya puedes llevar piercings en cualquier parte de tu cuerpo. Miserables.

Los tatuajes, a su vez, fueron sinónimo de gente dura, incluso marginal en Occidente. Marineros, pescadores y macarras dibujaban sus carnes con agujas de tinta china hasta el hueso hasta que en el primer mundo se empezó a utilizar la maquinita de tatuar de colorines a toda hostia y algún famoso o famosa se dibujó el primero. A partir de entonces, se encendió una mecha “rebelde” que globalizó su uso, y, lo que hasta ahora hacía forrarse a los tatuadores, ahora hace forrarse a los dueños de las máquinas láser. Pero claro, lo que antes era exclusivo de la gente dura, luego fue exclusivo de aquéllos que se lo hacían con una cremita que les dormía la piel, con una maquinita indolora y se ponían las dichosas letras chinas como quien lleva unas gafas de sol de moda, pero en el omoplato, tobillo y donde marcase la puta moda…  

¿Qué pasa?, ¿no puedo opinar? No me gustan, ¿a ti sí?, ¿por eso lo tienes?, ¿no es por moda?, ¿y?, de nuevo… ¿no puedo opinar? ¿Que no me gusten y que a ti sí, significa que tu opinión vale más que la mía?

Habrá alguien por ahí que me diga que está muy de moda criticar la moda. Pues como he dicho al principio, quien dice que no va a la moda es que se engaña a sí mismo.

En fin, haz lo que te dé la gana. Como yo. Con la diferencia de que yo hago lo que me da la gana, no lo que les da la gana a los que se lucran con la moda.

;-)


sábado, 4 de febrero de 2012

80-5

Los Burros

Poca gente sabe que Los Burros fue el siguiente grupo musical de Manolo García tras Los Rápidos y antes de formar el gran El Último de la Fila. Aquí ya apuntaban maneras de lo que más tarde fue un estilo de música propio. Os dejo uno de sus temas más representativos: “Disneylandia”, una canción lenta y triste. 



091

Desde Granada atacaron al Imperio descargando una dosis de pop de provincia con sabor a inicios. Fue un grupo de segunda fila, nunca llegaron a destacar demasiado en el panorama musical peninsular, pero sí nos dejaron alguna perla como “Fuego en mi oficina” que aquí os cuelgo. Lo de perla, como todo, es un calificativo completamente personal.



Los Rebeldes

No todo era pop en los ochenta, existían todas las tendencias posibles en aquellos tiempos. Con el paso del tiempo se fueron muriendo o transformando. Tanto el pop como el tecno, el mod, el heavy y el punk. Pero si hubo algún estilo que nunca murió ni morirá es el Rock’n’Roll. Desde Barcelona, Los Rebeldes fueron los iconos de este estilo en España. Un grupazo.



Paraíso

Grupo de Fernando Márquez “el zurdo” anterior a La Mode. Su canción más famosa fue “Para ti”, un temazo que empezaba y terminaba con el mismo punteo.  La siguiente canción se llama Carolina, el retrato auténtico de una época. Compruébese la transición de los setenta a los ochenta y las reminiscencias que dejaba la década anterior.



Tequila

Y como me siento generoso, os presento el quinto vídeo de esta entrada, porque no me cuesta nada hacerlo (es gratis) y porque no la veréis. Ah, ¿que habéis llegado hasta aquí? Bueno, pues se trata de Tequila, un grupo integrado por dos argentinos y tres españoles, que iniciaron el fenómeno fan en España. Todavía cantaba Alejo (con pelo) y a su lado su inseparable Ariel Rot, más conocido como Ariel Rot. De los otros tres, dos se quedaron por el camino y nos vigilan desde arriba. Obsérvense ciertas similitudes con los Rolling… ¿o es aventurarse demasiado?