martes, 21 de marzo de 2017

Albert

No es que no me guste tu nombre, eso sólo suma, tío, pero es que me toca los huevos que me vengas con el mismo plan que todos tus contrincantes. Olvidarte de mi tierra, porque así lo habéis decidido los españoles no sé en qué siglo. Es curiosa tu oposición a que se ejecute el AVE en mi tierra. Fíjate, ahí estamos de acuerdo, no es necesario el AVE aquí, es mejor un tren made in China sin las medidas de seguridad que tenéis en tu Cataluña. Luego, si hay otro Angrois, todo quedará en papeleos y en echar las culpas a unos y a otros mientras más de ochenta familias lloran a sus muertos.

Pero efectivamente, hay necesidades mucho más urgentes en mi tierra que el AVE. No te voy a decir que vivo en una tierra con una tasa de envejecimiento de las más altas del mundo porque te la suda. No te voy a decir que desde España nos habéis quitado o limitado todos nuestros recursos naturales y os habéis llevado entre otros a Unión Penosa, que produce aquí y me roba desde Barcelona. Me voy a centrar en las comunicaciones. En eso de que tú en tu Cataluña tengas ferrocarriles, metro, trenes de cercanías y AVE, mientras aquí no haya prácticamente nada.

Ya, ya sé que eres más de lo mismo. Tus compatriotas catalanes, los de Barcelona (la otra capital de España, los más españoles de España, los niños bonitos, superando a los andaluces) ya se quejaron en el parlamento porque aquí se construyera un tren de alta velocidad. Y sé cómo se lamen (os laméis) los cipotes con los de Madrid y todos ganáis con esa guerra en la que los provincianos nos llevamos los daños colaterales (y os la suda), y el mercadeo sigue su curso, porque las víctimas de moda son los sirios y los sudamericanos.

Habéis hecho bien vuestro trabajo. La población de Galicia vota a los españoles, está dividida, pero nunca tira para casa. También la de Asturias y Cantabria. Y la de Extremadura y las dos Castillas, y otros. ¿Quién podría unir la población de estos territorios despreciados para hacer fuerza contra los que hacéis y deshacéis sin miramientos?

Resulta que ahora te da por apoyar un corredor del Mediterráneo, como si en vuestras regiones no tuvieseis todas las ventajas que se os dio con la entrada en la UE, a costa de quitarnos al resto. Como buen catalán (y español, tú lo dices sin complejos), todo para ti. Luego no vengas con que eres distinto. Hueles igual.

Después están los vascos y los navarros, con el pavoneo típico de “yo soy el mejor”. No te jode, con su Hacienda Foral, así yo también soy rico. Son los que llegan aquí y poco se distinguen de los catalanes y madrileños: que si esto está mal, que si sois unos atrasados, que esto y que lo otro. Bah.

¿Sabes qué? Sí, somos unos atrasados en medios, en cultura y en muchos otros baremos. ¿Y sabes por qué, Albertit? Porque nos habéis hundido. Y lo digo sin complejos ni lloriqueos, simplemente como descripción, como algo verdaderamente objetivo. Porque os preocupa una mierda la gente si no se traduce en votos. Así que no me vendas el cuento. Me la sudas tú, tu partido y su ámbito geográfico. Me importa sólo mi tierra, y me encuentro solo, porque a mis paisanos les importa tu tierra. Y las putas siglas. Por eso es lo mismo un PP que un PSOE que un Podemos, que un Ciudadanos. Sois escoria.

Y lo que más me jode es que dependemos de España, porque es la que paga las pensiones (las más bajas, para quien dice que todos los españoles son iguales). Y ésa es la consecuencia de tener 101 pensionistas por cada 100 cotizantes. Porque la gente de aquí se tiene que marchar a tu tierra (España, Cataluña) por falta de trabajo. Miserables.

Sabes perfectamente lo que va a pasar en tu Cataluña, que es la que te importa de verdad, como a mí mi tierra. A corto y medio plazo no se independizará, es todo un cuento. Quizá a largo plazo lo consiga, pero tiene que llover bastante. Mientras tanto, seréis muuucho más ricos de lo que sois, porque tenéis muchos millones de votantes y se os concederá lo que pedís. 

Y nosotros, en cambio, seremos más pobres. Y te la suda.



Ven aquí a captar votantes, si te lo permite tu agenda (creo que hasta ahora no has venido nunca). Eso sí, por si lo aceptas, no hagas lo que hizo Rosa Díez antes de hundirse: no insultes a otro político llamándole “gallego”.




No hay comentarios: