sábado, 20 de agosto de 2022

Verdades inmutables VI

 No sólo has sido lo peor que ha pasado por mi vida. También has sido lo mejor.




jueves, 18 de agosto de 2022

Frase para una reflexión equivocada o correcta. Yo qué sé.

Terminando de leer “Las memorias de un amante sarnoso”, de Groucho Marx, éste cita al ilustre Sir Walter Scott, ya sabéis, el escritor de Ivanhoe y Rob Roy.

En primer lugar, recomiendo encarecidamente a las mujeres sensibles que no lean este libro de Groucho. Si lo lee Irene Montero o cualquiera de sus súbditas lo prohibirán por su machismo recalcitrante. Hasta a mí hubo momentos en que, desde la perspectiva actual me rechinó. Pero sé diferenciar los tiempos y sus circunstancias y seleccionar lo que me hace mejor persona desde mi punto de vista, esto es, desde el punto de vista tan opuesto a tantas personas de mi entorno. Jamás hablaría de una mujer o la trataría como las trata Groucho en sus letras.

Pero la frase para reflexionar, de la que os hablaba hace apenas dos párrafos, es la siguiente:

“El placer del amante, como el del cazador, se basa, desgraciadamente, en la caza, y la belleza más rutilante pierde la mitad de su encanto, como la flor su perfume, cuando la mano anhelante puede alcanzarla con demasiada facilidad. Ha de haber duda; deben existir dificultades y peligros”.

Yo sé que no están de moda las frases de finales del siglo XVIII y principios del XIX, sino las de “me gusta tu cucu”. También está de moda, ya que no se puede tratar a las mujeres como hacía Groucho, tratar a los hombres de cualquier manera. Sin embargo, mi naturaleza de Cromagnon o mi instinto masculino primario me dice que la reflexión del señor Scott se ajusta a lo que he vivido.

Y oye, pues le doy la razón.

No sé muy bien qué he escrito, bah, yo qué sé. Os dejo con una canción de moda, yo no la puedo ver entera porque poto.




lunes, 15 de agosto de 2022

Verdades inmutables V

 El dinero no da la felicidad, la compra.




La máquina del pensamiento XI (Final)

Estaremos de acuerdo (o no) en que la máquina del pensamiento destrozaría a una sociedad. Ya decirle a alguien que se le ha escapado un moco o que tiene mal aliento o a la novia de una boda que el día que peor lleva el peinado es el que se casa traería consecuencias, no te digo soltar lo que cada uno piensa de la vida social. Nos han metido con calzador unos discursos con mucho éxito y desde una parte se ha decidido dónde empieza el bien y dónde termina el mal. Eso es realmente peligroso, pero no aprendemos de la historia, y todo es cíclico, porque hay algo contra lo que no se puede luchar: la naturaleza en sí misma.

Un ejemplo claro sucedió en la época del nazismo. La sociedad se guardaba sus pensamientos. Los alemanes, tras el Tratado de Versalles, sufrían hambre y serias penalidades. Los judíos, según algunos, se habían hecho dueños de los bancos y mantenían sus negocios a flote. Se reían de los alemanes, les escupían, los humillaban. Eso creó un odio silencioso en el pensamiento de los alemanes que aprovechó el partido nazi para encarrilar, y es la única respuesta a que la gran mayoría del pueblo, guiada por una propaganda omnipresente y agresiva apoyase la matanza de millones de judíos. Precisamente por eso considero tan importante la libertad de expresión, para que cada cual exprese lo que QUIERE, no lo que le dictan o encarrilan, lo políticamente correcto. ¿A cuántos políticos buenistas les han pillado en un renuncio cuando hablaban con libertad en petit comité?, ¿o sin darse cuenta con los micrófonos abiertos? Ahí expresaban lo que pensaban de verdad, no lo que se esperaba oír de ellos.

Según Daniel Jonah Goldhagen en su libro “Los verdugos voluntarios de Hitler”:

“Con la excepción de unas pocas personas de originalidad sorprendente, los individuos consideran el mundo de una manera que está en consonancia con la conversación de la sociedad”.

“Lo que guía a la gente, tanto en su comprensión como en sus acciones, son sus modelos cognitivos culturalmente compartidos, de los cuales a veces son vagamente conscientes o no lo son en absoluto”.

“Dentro de una sociedad los portadores más importantes de la conversación general son sus instituciones, y entre ellas la familia tiene un carácter crucial”.

“Sin alguna clase de apoyo institucional, a los individuos les resulta extremadamente difícil adoptar ideas contrarias a las que predominan en la sociedad, o mantenerlas a pesar de la desaprobación generalizada”.

“Los alemanes fueron reeducados después de la guerra. La conversación pública en Alemania dejó de ser antisemita e incluso las expresiones antisemitas llegaron a ser ilegales”.

Hay que leer mucho, y de distintas fuentes. Sólo así se puede valorar y elegir. Yo nunca tendré la razón, pero sí puedo decir que tengo MI razón. Otros tendrán SU razón, directamente opuesta a la mía. Otros tendrán TODA LA RAZÓN porque estarán apoyados por los discursos que se venden, pero nunca tendrán SU razón. Y después, claro, hay otros, que tendrán SU razón en su pensamiento, pero que sólo se atreverán a expresar TODA LA RAZÓN para no meterse en líos. Ésos son los más inteligentes y también los más peligrosos, porque si algún día cambian las tornas y TODA LA RAZÓN coincide con SU razón, darán rienda suelta a todo lo que ahora se están tragando.




jueves, 28 de julio de 2022

La máquina del pensamiento X

 En un momento dado, los científicos llevaron sus conclusiones a la Cámara de los Comunes y el negro, cada vez más común por aquellos lares.

—El resultado ha sido positivo. Esto es, la máquina funciona, tomen, tienen aquí los resultados.

Se reprodujeron varios vídeos durante la sesión.

—Oh, my God, oh, my God, oh my Goshhhh!!!

—Esto nos exterminará si lo usamos con nosotros mismos. Miren, miren como ha terminado Spain. ¡Nadie dice lo que piensa!, ¡todos hablan y hablan y no paran de hablar con palabras vacías! ¿Y qué pasa con las personas corrientes?

—Que dan calambre.

—No, coñing, qué pasa con las personas que no tienen cargos, no sé, los medios de comunicación, la cultura, los estudiosos y educadores, los estudiantes, los funcionarios, los sindicatos, los percebeiros…

—Por partes, los medios de comunicación dicen lo que les dictan, no hay espíritu crítico, vale, lo hay en los que se paran a reflexionar, pero luego dicen lo contrario de lo que piensan. Miren, por ejemplo Ferreras o Wyoming, los multimillonarios amigos de la izquierda, o miren a Herrera y Expósito, los vividores amigos del catolicismo más rancio. O miren a Federico Jiménez Losantos.

—A ése no lo vemos.

—Bueno… ya… respecto a los representantes de la cultura, hay un poco de todo, eso sí.

—¿De todo? ¿Se refieren a muchas formas de ver la vida social?

—No, no, ésa es sólo una, la que se acepta, todos funcionan bajo el dictado, no hay pioneros, luchadores (ellos dicen de sí mismos que lo son y eso es lo que les importa) o protestantes. Nah, todos son católicos pero de una nueva religión. Nos referimos a que hay músicos, poetas, escritores y algo que allí llaman actores, pero que a nosotros nos daría la risa.

—¿Qué pasa con los estudiosos?

—Los más famosos siguen a Paul Preston, buen trabajo de nuestro gobierno. A los que se oponen a sus tesis no les dan demasiada bola.

—¿Y los estudiantes?

—Piensan que Cataluña fue un reino, que Cervantes era catalán y que ETA fue un grupo de amigos que luchaban por la libertad. En Galicia piensan que son celtas, hou hou hou. Eso sí, los childron, childran y children saben todas las posturas del Kama Sutra a los ocho años, añas y añes.

—¿Los funcionarios?

—Ésos son un grupo aparte, a ellos se la suda todo, tienen sus sueldos y, al ser casi tres millones…

—¿Casi TRES MILLONES?

—If, pues son tres millones de votos potenciales a los que hay que subirles el sueldo aunque el resto de la población productiva esté pasándolas canutas. Ellos siempre se quejan, tienen un montón de días festivos, todos los derechos, muchos de ellos se pasan el día de compras o wasapeando, o se pillan la baja, y su carácter de cara al público carece de cualquier empatía. Se depende mucho de su humor al levantarse de la cama.

—¿Y qué pasa con los sindicatos?, ¿no defienden a la clase trabajadora?

—:-) Disculpen mi sonrisa. Los sindicatos con quienes mejor se llevan es con los percebeiros y mariscadores en general, no porque los defiendan, sino porque sin los sindicatos, la demanda bajaría un montón.

—Pues yo quiero que se utilice la máquina en nuestras islas.

—Mucho cuidadito, Sir Boris, que lo haremos dimitir, ¿eh?




domingo, 24 de julio de 2022

La máquina del pensamiento IX

 

Sé que hoy en día los ingleses utilizan la máquina de pensar en España de tapadillo. Yo nunca he podido decir nada a las autoridades gallegas, puesto que me vi obligado a firmar una cláusula de confidencialidad en la cual me obligaban a devolver al menos cincuenta libras si me iba de la lengua, y tal y como están las cosas no puedo permitirme prescindir de tan alta suma.

 Utilizarme como cobaya fue simplemente un experimento piloto, ahora utilizan a cientos, sino miles de cobayas sin que ellas lo sepan. Supieron que cuando Pablo Iglesias y Monedero se posicionaron contra los machorros por abrir las piernas cuando se sientan, era una simple pose.



 


Supieron que cuando Pablo Iglesias e Irene Montero se quejaban de los ministros que se compran mansiones, ellos pensaban en Galapagar. Y cuando decían que las personas no podían pensar en un futuro con hijos por falta de dinero, ya habían puesto tres camitas en su chalé.


 

 

Sabían que cuando Alberto Garzón e Íñigo Errejón pedían no consumir carne, estaban pensando en una buena barbacoa para ellos.

 





También supieron que cuando Ramón Espinar pidió dejar de consumir Cocacolas estaba pensando en pedirse dos, porque él lo vale.



Y supieron que cuando Pedro Sánchez, Irene Montero, Isa Serra y todos los demás dijeron que estaban contra el cambio climático, usarían medios de transporte contaminantes para ir a sus fiestas y viajes a cuenta del erario público.



También supieron que cuando se posicionaban a favor de las mujeres sólo sería a favor de las mujeres de su cuerda, si violaban a otras serían capaces de taparlo. A esto no le daban crédito, porque hasta los medios de comunicación lo taparon durante meses, incluso llegaron a pensar en algún fallo de su máquina, pero finalmente el tiempo les dio la razón.

 


 

También supieron que cuando ZP dijo que España estaba en la Champions League de la economía, tenía alguna duda (vamos, que todos los mandatarios del mundo sabían mejor que él la situación de España, pero él no alcanzaba). Por algún momento, los científicos ingleses leyeron en sus bocadillos que se dedicaría a asesorar a otros gobiernos y a impartir conferencias si alguien se atrevía a pagarlas. Él estaba convencido de que sí.

 


Y cuando Rajoy prometió que bajaría los impuestos, la máquina tuvo una especie de parálisis puesto que le el pensamiento estaba nublado. Tuvo que llegar un cuchicheo entre éste y Montoro, en el que las risas se oían en el propio pensamiento, cuando la máquina certificó una subida bestial de los impuestos.




miércoles, 20 de julio de 2022

La máquina del pensamiento VIII

 

—¿Puedo invitarle a un café?

(Bocadillo) Sí, sé que si esto fuese un experimento inglés sobre bocadillos desarrollado en España el que me lee estará pensando que soy el tío, pero no, no, soy la mujer y le estoy preguntando a este imbécil si le puedo invitar a un café. ¿Por qué lo hago? Es capaz de decir que sí. ¿Por qué pienso en bocadillos? No tengo hambre, ni siquiera hungry. Céntrate Carlota, céntrate.

—Sí, claro, y a dos si quieres, porque dicho esto considero que te puedo tratar de tú. ¿Cómo te llamas?

(Bocadillo) Sí, claro, y a dos si quieres, porque dicho esto considero que te puedo tratar de tú. ¿Cómo te llamas?

—Mercedes, pero en mi pueblo todos me llaman Marchi.

(Bocadillo) Bien, parece que se ha entablado algo, veremos dónde acaba todo esto. ¿Por qué le he engañado con mi nombre? Jojo, no, si al final acabaré engañándole con la edad, como hacía mi madre cuando tenía 76 años y decía que tenía 75 y medio.

—¿Y qué edad tienes?

(Bocadillo) ¿Y qué edad tienes?

—26.

(Bocadillo) Ay, carallo, ha salido solo, bueno, catorce añitos de ná.

—¿Estudias o trabajas?

(Bocadillo) ¿Estudias o trabajas?

En ese momento se me acerca un pelirrojo, me tira de la manga y como no tengo me da un pellizco doloroso en el brazo. Yo entiendo como que lo siga al baño.

—¿Qué?

—Sígame al baño.

—Soy un HOMBRE, no me vengas con mariconadas (y dicho sea de paso, puesto que hoy en día hay que decirlo, no tengo nada en contra de los maricones).

—Es para un tema estrictamente laboral.

—Entonces vale.

Le sigo al baño. La mujer nos acompaña con la mirada, un poco confusa.

—Vamos a ver, señor Sibemol, vamos a ver. Cierto es que me he criado en un sitio que nada tiene que ver con éste, cierto es que yo soy inglés y usted gallego, cierto es que les llevamos 50 años a los españoles y 75 a los gallegos, PEEEROOOO… ¿¿estudias o trabajas??, ¿¿en serio??

—Ya :-(, entiendo. Verá usted, hijo de la Gran Bretaña, llevo mucho tiempo sin entrar a una mujer, y cuando era joven tenía que utilizar esa fórmula cutre, pero piense que en esta tierra la gente es verbenera, vamos, que no se puede esperar mucho de ella y paradójicamente ella espera mucho de uno. Y yo no tengo tanto, soy simple, necesito un guion.

—Tome: —

—Bufff, gracias, ya podré empezar mis frases sin confundir al lector.

Me acerco a la señora de 26 años.

—¿Vienes a menudo por aquí? Yo es la primera vez que vengo.

(Bocadillo) ¿Vienes mucho por aquí? Yo es la primera vez que vengo.

—Trabajo aquí al lado, y aquí tomo café diariamente. Bueno, a veces tomo té de canela si tengo diarrea o manzanilla si estoy estreñida. O al revés, al final siempre me lío porque no veas después de tomar una cosa o la otra la cantidad de otras cosas que sufre mi cuerpo.

(Bocadillo) Trabajo aquí al lado, y aquí tomo café diariamente. Bueno, a veces tomo té de canela si tengo diarrea o manzanilla si estoy estreñida. O al revés, al final siempre me lío porque no veas después de tomar una cosa o la otra la cantidad de cosas que sufre mi cuerpo.

—Ya… entiendo…

(Bocadillo) Recojón, serán cabrones estos ingleses, cómo se lo curran, la tía era adorable y ahora sólo pienso en una taza manchada.

Se acerca el pelirrojo y me susurra al oído:

—Es pectacular, completamente pectacular, no nos esperábamos esto, el experimento ha intercambiado al sujeto. ¡Usted era noble y su pensamiento se ha convertido en una gran mierda!

—Pe… pero.

—Hemos terminado por hoy, despídase de la mujer y venga a cobrar. Lo que suceda entre ustedes a partir de ahora ya no nos interesa.

—¡Adiós, Margarita!

(Bocadillo) Ha sido bonito y corto. Bueno, bonito hasta el final, que me lo han corrompido, putos british...